Vivir y morir el anverso y reverso de nuestro caminar.

Vivir y morir el anverso y reverso de nuestro caminar.

Buda

Sólo la templanza nos da la victoria. Recoge la siembra, viste tu cuerpo desviste tu mente, prende tus sueños volando. Tras el fuego un dulce susurro el gran silencio llegó. El mejor guerrero es aquel que se conquista a si mismo.

jueves

Cartas a mi misma

Hoy no quise salir, no era yo, esa fortaleza que cada mañana pone tu cuerpo en movimiento, ese poder, ya se, que está dentro de mí, esa deslumbrante luz que nos acompaña.
Dicen que ha sido la anestesia, que ya sé que la primera vez me duro una semana ese no ser, que es el efecto del tratamiento, otros el calor; todos creen saberlo...
Mi retoño llegó a casa, fue a la librería a comprarse un libro más, de tantos que ya ha leído y aún le quedan en su lista, algo que sacó de su mamá y su abuela.
 Se sentó a mi vera y me entregó un paquete. Un libro de notas tamaño folio  y un bolígrafo negro y otro rojo de los que a mí me gustan, Bic cristal, de los de toda la vida.

"Mama, escribe una novela, o lo que quieras, ya sé que las medicinas, te atontan; ya se corregirán las faltas, ya cambiaras, aquello que querías decir y no pusiste. Escribe aunque sea eso que llevas dentro o vas a explotar  ¿Vale, mamá?
Que se hace cuando te acarician el alma de esta manera, salvo elaborar un cóctel de emociones, cuyos componentes son lágrimas y sonrisas.

Marijose.-