Vivir y morir el anverso y reverso de nuestro caminar.

Vivir y morir el anverso y reverso de nuestro caminar.

Buda

Sólo la templanza nos da la victoria. Recoge la siembra, viste tu cuerpo desviste tu mente, prende tus sueños volando. Tras el fuego un dulce susurro el gran silencio llegó. El mejor guerrero es aquel que se conquista a si mismo.

martes

Domeña

Domeña tus miedos y respira, solo el amor permite que todo brille en tu vida, mirada que otea el océano que con serenidad observas en la mañana al romper el alba, cuando tu camino marca sin dejar mas huella que la luz que de tu pecho fluye.

Esa magia que desprendes liberando aquellos días donde la bruma era cárcel apresando la vida que negaste disfrutar, en aquellas sendas viviste momentos  cuyas frecuencias debes ahogar, amainan las silencios dejando que se impregnen de brillos que liberan paz y armonía, vida y luz, todo tu seras camino, dejando las sombras en el olvido.

Amar sin recibir, querer es como tener, adquirir, comprar.

"El amor" aunque sea más normal decir " Te quiero" brota desde tu interior sincero y en un bucle se queda grabado para la eternidad, es, fue algo sincero, que con sabiduría deje plasmado, y mi camino continué, dejando mi rosto anegado y mi mirada brillando, pues siempre en el pecho quedara el sentimiento de ser, no de tener. 

Sentimiento que creció sin motivo,  a salvo quedé, la jaula deje abierta. Libere mi sentir y me desnude emocionalmente ante ti aun ante tu ausencia, incluso en tu silencio, desconociendo si fue siquiera escuchado en algún momento, escapando de esa presión en que estaba aprisionado. 

Dejé con coraje  y acepte sin orgullo y sin miedo, ese silencio que denota la negación del momento sepultando en el abismo profundo donde los cuerpos sin vida, sin nombre, descansan, fosas comunes de aquellos que vivieron y lucharon por un ideal que amaban.

Ser humano no significa saber amar, todo se aprende jugando a vivir la vida, a veces feneciendo en el intento, por suerte, sólo es un juego, en el que a resucitar aprendes y atajos emprendes para volver a amar, cicatrizándose las heridas que tal vez aún abiertas, te muestren como sobrevivir.

Marijose.-